relatos con arte

Lo que sigue es un intento de utilizar la ficción para motivar el aprendizaje de la Historia de Arte. Lo que sigue son pequeños relatos apócrifos, reflexiones, descripciones, cartas o poemas. Textos inventados siempre, pero inspirados en la historia, para mostrar los sentidos de las obras o adaptarlos a nosotros. En ellos se hace hablar al autor, a un personaje, a un crítico, a un mecenas, a un profesor o a un espectador que nos cuentan sus razones, su manera de ver, su sentimiento o su reflexión ante la imagen plástica. Se intenta llevar a los ojos a un nivel correcto de enfoque (que no pretende ser único o excluyente de otros, pero que sí se pretende interesante) y animar a la lectura de lo que se ve, o lo que es lo mismo, educar la mirada y disfrutar del conocimiento, concediendo al contenido, al fondo de las obras, un papel relevante que en nuestras clases, necesariamente formalistas, se suele marginar.

Letras con vida

LOVE. Robert Indiana.  Serigrafía creada como tarjeta de navidad para el MOMA.1964
En 1964, Robert Indiana recibe el encargo de hacer una tarjeta de navidad para el MOMA. El museo se verá satisfecho con el diseño de este artista pop que utiliza como protagonistas de su obras a las letras de nuestro abecedario, redescubriendo para el arte un campo abandonado desde "El matrimonio de Arnolfini" de Jan Van Eyck o desde los más antiguos ilustradores de manuscritos medievales.
El fondo se rellena del color azul de la noche y del verde, color tan navideño como el rojo de las letras, que además es su complementario. Rojo y verde, por lo tanto, se refuerzan mutuamente, lo mismo que hace el amor. Con estos colores escribe en inglés la palabra más difícil, la palabra de la pasión y del compromiso, y la divide en dos partes o dos líneas, como si con ello intentara hacer un guiño a los hispanos (Puertorriqueños, sobre todo, en aquella época del West Side Story) para que también miraran al: “Lo vé”, que tenían delante. Además, en el fondo de la V hay una forma fálica, una flecha que penetra hacia el fondo de la V, que es un profundo valle, mientras la O se inclina hacia la derecha. Con la letra inclinada se intenta buscar el dinamismo necesario para sugerirnos que la L es una bota y la O una pelota, que la L se mueve hacia izquierda y que juega a mandar a la O lo más lejos que pueda. Se nos pide que juguemos a lo mismo que juegan las letras, al juego al que aluden los deseos que transporta la tarjeta navideña: Al juego del amor.
La imagen del LOVE de Robert Indiana no está registrada. Hay quien dice que se olvidó de hacerlo, pero yo soy de los que pienso que en ello tal vez intervino una razón suplementaria e importante para él y su país: “el amor o es realmente libre o no es verdaderamente amor”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada