relatos con arte

Lo que sigue es un intento de utilizar la ficción para motivar el aprendizaje de la Historia de Arte. Lo que sigue son pequeños relatos apócrifos, reflexiones, descripciones, cartas o poemas. Textos inventados siempre, pero inspirados en la historia, para mostrar los sentidos de las obras o adaptarlos a nosotros. En ellos se hace hablar al autor, a un personaje, a un crítico, a un mecenas, a un profesor o a un espectador que nos cuentan sus razones, su manera de ver, su sentimiento o su reflexión ante la imagen plástica. Se intenta llevar a los ojos a un nivel correcto de enfoque (que no pretende ser único o excluyente de otros, pero que sí se pretende interesante) y animar a la lectura de lo que se ve, o lo que es lo mismo, educar la mirada y disfrutar del conocimiento, concediendo al contenido, al fondo de las obras, un papel relevante que en nuestras clases, necesariamente formalistas, se suele marginar.

Carnaval

Leda con el cisne. Copia de un original perdido de Leonardo de hacia 1505. Galeria Borghese. Roma
Tal vez resulte algo extraño celebrar de esta manera el carnaval... He pensado que en la Ría del Carmen hay muchos patos y que Zeus se disfrazó de pato, de pato blanco y guapo, para seducir a Leda. 
Luego he pensado en el violoncello de Estibaliz Ponce y en el cisne del "Carnaval de los animales", de Saint Saëns. Después he buscado este video que nos cuenta el uso del tema de la seducción de Leda por el cisne Zeus a lo largo de toda la Historia del Arte, bajo el fondo de la música de Yo-Yo Ma (un intérprete muy imbuído de sí mismo, en nuestro idioma) y he acabado por figurarme que, tal vez, os gustaría escuchar el carnaval... 
Imaginad a Leda acariciada por las plumas del cisne, contemplad la interpretación maliciosa del tema en el Corregio manierista, la miguelangelesca Leda de Tintoretto, el beso picudo del Veronés, el precedente romano en mosaico y el intenso erotismo de los cuadros modernistas, asombraos de la pornográfica mirada de Boucher en el Rococó, de la acción sexual interracial de Gustav Klimt o de la fría ingravidez de Salvador Dalí... Zeus lo supo desde el principio, la seducción no resulta de ofrecerse uno tal cual es. Si se quiere seducir, hace falta disfrazarse, reinventarse. Hace falta confundirse con la idea del deseo de otra persona, hace falta tener arte... Perspectiva, equilibrio, movimiento, expresión... Modelarse con el ánimo de mostrar un buen disfraz. Hace falta tener arte... 
 http://www.youtube.com/watch?v=mfl-XSjpj88

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada