relatos con arte

Lo que sigue es un intento de utilizar la ficción para motivar el aprendizaje de la Historia de Arte. Lo que sigue son pequeños relatos apócrifos, reflexiones, descripciones, cartas o poemas. Textos inventados siempre, pero inspirados en la historia, para mostrar los sentidos de las obras o adaptarlos a nosotros. En ellos se hace hablar al autor, a un personaje, a un crítico, a un mecenas, a un profesor o a un espectador que nos cuentan sus razones, su manera de ver, su sentimiento o su reflexión ante la imagen plástica. Se intenta llevar a los ojos a un nivel correcto de enfoque (que no pretende ser único o excluyente de otros, pero que sí se pretende interesante) y animar a la lectura de lo que se ve, o lo que es lo mismo, educar la mirada y disfrutar del conocimiento, concediendo al contenido, al fondo de las obras, un papel relevante que en nuestras clases, necesariamente formalistas, se suele marginar.

Metartístico

En "el espíritu de la colmena" (1976), Victor Erice nos cuenta la historia de una niña que alimenta su pensamiento con la fuerza del amor de Frankestein. En la pobre y rural España de la posguerra, las imágenes del cine construyeron una realidad virtual digna y emotiva. La niña protagonista, fascinada por el monstruo, se escapa de la triste realidad de aquellos años y se refugia en el cine. 
Las historias se cuentan en el cine con tanta verosimilitud que ocupan nuestras mentes con mucha más intensidad y eficacia que las imágenes de la angustiosa realidad que nos rodea. Como la niña de Erice, preferimos la mentira del arte a la infame realidad, porque el arte nos entrega unos sentidos coherentes, porque lo que pasa se comprende, si uno ve y escucha lo suficiente, y porque el arte mantiene la idea de la belleza y el culto a lo acabado, a lo redondo, a lo bueno. Todo lo contrario nos sucede cada día con la mediocridad de nuestra vida, con esas sorpresas imprevistas, con la inmensa variedad que nos rodea. El arte sirve para modelar el infinito, para intentar resumir y concretar la masa informe de la realidad y para darla un nombre y conectarla con la inmensa cadena del tiempo.
Teniendo en cuenta sus grandes responsabilidades, el arte, además de pensar en el sentido verdadero de las cosas, reflexiona cada vez con mayor fuerza sobre las trampas que conlleva la creación y sobre el lenguaje que utilizan los artistas para decir lo que dicen, a pesar de que, como dijo Orson Wells en "Fake", en el arte, en realidad, todo lo que sucede no es más que una gran mentira.
http://www.youtube.com/watch?v=j7lCSR4hF4s

No hay comentarios:

Publicar un comentario