relatos con arte

Lo que sigue es un intento de utilizar la ficción para motivar el aprendizaje de la Historia de Arte. Lo que sigue son pequeños relatos apócrifos, reflexiones, descripciones, cartas o poemas. Textos inventados siempre, pero inspirados en la historia, para mostrar los sentidos de las obras o adaptarlos a nosotros. En ellos se hace hablar al autor, a un personaje, a un crítico, a un mecenas, a un profesor o a un espectador que nos cuentan sus razones, su manera de ver, su sentimiento o su reflexión ante la imagen plástica. Se intenta llevar a los ojos a un nivel correcto de enfoque (que no pretende ser único o excluyente de otros, pero que sí se pretende interesante) y animar a la lectura de lo que se ve, o lo que es lo mismo, educar la mirada y disfrutar del conocimiento, concediendo al contenido, al fondo de las obras, un papel relevante que en nuestras clases, necesariamente formalistas, se suele marginar.

Sexo rupestre

Roca de los Moros . La danza de Cogull.  Pintura rupestre levatina. 6500 -5000 aC.  Foto del original deteriorado.
Cuando pasó la última glaciación, hacia el 10.000 antes de Cristo, la mayor parte de los hombres intentó seguir a los animales paleolíticos hacia el norte y allí debieron de perecer ante el desastre ecológico de la extinción de muchas de las antiguas especies. Los que se quedaron aquí se adaptaron a la nueva situación. Avanzaron su tecnología, desarrollando técnicas microlíticas e inventando instrumentos tan útiles como el arco y las flechas, y siguieron viviendo. Las culturas desarrolladas durante este periodo, que espera el invento de la agricultura y de la ganadería del neolítico, reciben el nombre de epipaleolíticas o mesolíticas. Éstas culturas se producen aproximadamente entre el 10.000 y el 5000 antes de Cristo y se localizan, con características muy diferentes entre sí, a lo largo de toda la Península. Pues bien, en el litoral medíterráneo levantino, unas pinturas rupestres son testigos de los nuevos tiempos.
Roca de los Moros . La danza de Cogull.  Pintura rupestre levatina. 6500 -5000 aC.  Interpretación de la pintura original.
Las características de este arte nuevo las vemos en la fotografía de la cueva de Cogull (Lérida). Las cosas han cambiado mucho con respecto al paleolítico. La solidaridad grupal les lleva a pintar escenas en las que el hombre se representa esquematizado, en movimiento y de forma múltiple, realizando ritos de producción o religiosos. Ya no pintan en el interior de las cuevas, sino en abrigos rocosos y lo hacen en un sólo color. El hombre parece que ya domina a la mujer. Nos lo cuenta el rito fálico que al decir del erudito se representa en la roca. Unas cuantas mujeres con largos pechos y faldas y con rostro triangular en torno a un sólo hombre y diversos animales. Sabemos que el hombre es hombre por el canon del tamaño de su hombría, sin embargo es curioso resaltar que las mujeres parecen pasar del tema. No hay ninguna expectación, ningún alboroto ante el hombre. Aunque dicen que hay aquí una escena de danza, yo no veo nada de eso. Se diría que un exhibicionista pasó, sin gabardina, y que las mujeres lo sometieron a su ignorancia, poniéndose de espaldas. ¿Mujeres igualitarias? ¿Los hombres y su obsesión por la forma y el tamaño de su sexo? ¿Qué verdad alumbra esta extraña escena? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada