relatos con arte

Lo que sigue es un intento de utilizar la ficción para motivar el aprendizaje de la Historia de Arte. Lo que sigue son pequeños relatos apócrifos, reflexiones, descripciones, cartas o poemas. Textos inventados siempre, pero inspirados en la historia, para mostrar los sentidos de las obras o adaptarlos a nosotros. En ellos se hace hablar al autor, a un personaje, a un crítico, a un mecenas, a un profesor o a un espectador que nos cuentan sus razones, su manera de ver, su sentimiento o su reflexión ante la imagen plástica. Se intenta llevar a los ojos a un nivel correcto de enfoque (que no pretende ser único o excluyente de otros, pero que sí se pretende interesante) y animar a la lectura de lo que se ve, o lo que es lo mismo, educar la mirada y disfrutar del conocimiento, concediendo al contenido, al fondo de las obras, un papel relevante que en nuestras clases, necesariamente formalistas, se suele marginar.

Escultura múltiple

En vez del Discóbolo de Mirón, habría que hablar de las copias romanas de mi Discóbolo. Los romanos admiraron tanto a los griegos que esclavizaron filósofos y se los llevaron a Roma para que educasen a sus hijos. Lo mismo hicieron con mi Discóbolo, el joven atleta olímpico, el héroe desnudo que tensa en su cuerpo un arco que va desde el pie atrasado a la rodilla, desde la rodilla al hombro, siguiendo el brazo de abajo, y del hombro al otro hombro y al brazo que tiene el disco. Ese disco que parece así dotado de fuerza, de dinamismo... Mientras tanto, la pierna de apoyo con el tocón, el tronco y la cabeza le dan estabilidad y le ligan a la tierra. Su cuerpo proporcionado con arreglo a un canon casi perfecto está en tensión, pero su rostro, sin embargo, está tranquilo, reposado, sereno. Los romanos apreciaron el clasicismo de la expresión y del canon en contradicción con el movimiento sugerido de la composicíón del cuerpo, y eso me satisface. Lo que ya me gusta menos es que me copien en mármol. Es verdad que el bronce es un material muy caro, que hace falta fundirlo en hornos que gastan mucho combustible, pero yo soy broncista y mi original fue de bronce, aunque ésto esté olvidado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada