relatos con arte

Lo que sigue es un intento de utilizar la ficción para motivar el aprendizaje de la Historia de Arte. Lo que sigue son pequeños relatos apócrifos, reflexiones, descripciones, cartas o poemas. Textos inventados siempre, pero inspirados en la historia, para mostrar los sentidos de las obras o adaptarlos a nosotros. En ellos se hace hablar al autor, a un personaje, a un crítico, a un mecenas, a un profesor o a un espectador que nos cuentan sus razones, su manera de ver, su sentimiento o su reflexión ante la imagen plástica. Se intenta llevar a los ojos a un nivel correcto de enfoque (que no pretende ser único o excluyente de otros, pero que sí se pretende interesante) y animar a la lectura de lo que se ve, o lo que es lo mismo, educar la mirada y disfrutar del conocimiento, concediendo al contenido, al fondo de las obras, un papel relevante que en nuestras clases, necesariamente formalistas, se suele marginar.

Mirar y ver


Exposición de Rothko en la Tate Modern en septiembre de 2008. Rothko room. Murales Seagram's. 1958-60. Londres.
Mark Rothko. Óleo lienzo.
Fotografía de Rothko ante la obra
Katya Berger:
"Piensa en lo que ves cuando estás en la cama con los ojos entornados. Eso es lo que Rothko quiso pintar. Eso es lo que Tiziano no podía por menos de pintar. Tiziano envuelve lo innombrado. Rothko apunta hacia ello. Las pinturas de Rothko son como detalles de las de Tiziano".
John Berger:
"Lo curioso es que el detalle resulta más vasto que la totalidad. La escala hace cosas extrañas. Lo microscópico y lo macroscópico se parecen. ¡Como con los fractales!"
Katya Berger:
"El primer plano y la lejanía nos empujan a ver sin identificar, a ver puramente, a ver los misterios. La escala es capaz de matar los nombres".
John Berger:
"No identificar significa mirar de verdad, dice el físico Basarab Nicolescu, no sé donde".

Lo innombrable (intercambio de SMS en 2004) 

Interpretar a este Rothko, asociado para siempre al edificio Seagram (de Nueva York) de Mies van der Rohe para cuyo restaurante del primer piso hizo estos grandes lienzos, y hacerlo en relación con la claustrofóbica experiencia de la entrada manierista, proyectada por Miguel Ángel, para la Biblioteca Laurenciana de Florencia, en la que él dijo inspirarse, es pensar la obra desde el punto de vista perspectívico, entender que el fondo está en los colores claros y que el primer plano es el oscuro límite externo a las franjas de color, o pensar justamente todo lo contrario...
Bilioteca Laurenciana. Miguel Ángel
Bilblioteca Laurenciana. Florencia.
Recordar que con los tamaños grandes de cada uno de sus lienzos, Rothko pretendía intervenir en la realidad y no representarla es un buen punto de partida. Pensar el cuadro como lo hicieron Jhon y Katia Berger supone entender el juego del autor con la noción de escala. Continuar contemplando y percibir que el esfuerzo por difuminar las líneas es tal vez la fórmula elegida por el autor para prescindir absolutamente de la forma y reducirse al color, que es la esencia de la pintura, puede servirnos para profundizar en sus planteamientos. Por último, reflexionar en voz alta para decir que la forma es la esencia de lo sólido, supone poder concluir que la pintura de Rothko se asocia a la representación de lo informe, como lo es la luz en un magma espacial líquido o gaseoso.
Recuerdo ahora una anécdota que me sucedió hace muchos años. Yo le explicaba a mi hija, de tres o cuatro años, ante la refracción de la luz que una ventana había provocado sobre la mesa de su cuarto, que aquello era la luz del sol que se descomponía en el arco iris. Ella, que me escuchaba con mucha atención, me contestó con toda lógica: "Entonces, ¿el sol es de colores?"
La pintura para Rothko es color y el color es luz, energía, que es la fuente del espacio. El espacio inmenso de las galaxias o el microscópico de las células es, como ya pensó Pascal, un gran misterio. Cuando yo miro a Rothko siento latir en mi mente una gran perplejidad de carácter metafísico ante el incierto sentido de este infinito informe y múltiple.
http://www.arsoperandi.com/2008/09/rothko-en-la-tate-modern-otros.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada