relatos con arte

Lo que sigue es un intento de utilizar la ficción para motivar el aprendizaje de la Historia de Arte. Lo que sigue son pequeños relatos apócrifos, reflexiones, descripciones, cartas o poemas. Textos inventados siempre, pero inspirados en la historia, para mostrar los sentidos de las obras o adaptarlos a nosotros. En ellos se hace hablar al autor, a un personaje, a un crítico, a un mecenas, a un profesor o a un espectador que nos cuentan sus razones, su manera de ver, su sentimiento o su reflexión ante la imagen plástica. Se intenta llevar a los ojos a un nivel correcto de enfoque (que no pretende ser único o excluyente de otros, pero que sí se pretende interesante) y animar a la lectura de lo que se ve, o lo que es lo mismo, educar la mirada y disfrutar del conocimiento, concediendo al contenido, al fondo de las obras, un papel relevante que en nuestras clases, necesariamente formalistas, se suele marginar.

Abstracción geométrica

Composición. Mondrián. 1930. óleo lienzo. 28,5 x 21,25cm. 
Sidney Janis Collection, New York. EEUU
 Composición. Mondrian. 1921. Oleo lienzo. 59.5-59.5 cm.
Gemeentemuseum, La Haya, Holanda. 
El cubismo rompió con el realismo óptico, con el intento de representar la realidad tal y como se ve. Cezanne les había empujado a construir la realidad y no a copiarla, a través de un arte nuevo racional, a través de un nuevo clasicismo, a través de un arte constructivo. De ahí es de donde parten Piet Mondrian y Teo Von Doesburg, los dos neoplasticistas holandeses que fundan la revista "De Stijl" (El Estilo), en 1917, para practicar un arte abstracto y geométrico. 
El movimiento, además de artístico, tiene una raíz filosófica, teosófica en concreto. El absoluto es para ellos, como lo fue para los hombres del gótico, la luz, el blanco, la conjunción de todos los colores. El negro representa la oscuridad, el no ser, la muerte. Los colores se jerarquizan, los hay primarios (rojo, amarillo y azul), secundarios, complementarios, etc. Pues bien, si queremos conocer, si queremos llegar a conclusiones, si queremos ser científicos tenemos que experimentar. La experimentación es la madre de la ciencia. Para eso hay que partir del mínimo. Hay que reducir la realidad de la pintura al mínimo de sus componentes. ¿Cual es el mínimo? El mínimo son los colores primarios, el blanco y el negro (y una licencia, el término medio: El gris). ¿Cómo se aplican? Como colores puros, sin tonos, sin modelado, absolutamente planos.
¿Y las formas? ¿Qué forma dar a la investigación del absoluto? ¿El círculo, que es perfectamente simétrico? No. Sería limitarse a una diana. Si los cuadros son cuadrados o rectangulares, la forma básica será el cuadrado y el rectángulo y las líneas siempre ortogonales, siempre rectas, siempre negras y siempre del mismo grosor.
Así funciona este primer movimiento artístico abstracto y geométrico (tan sólo precedido por el del grupo cubista de "La Sectión d'or" de Robert Delaunay) que se quiebra cuando en 1924 a Van Doesburg se le ocurre cambiar la orientación de sus cuadros. Girar el soporte 45º y transformar las líneas negras ortogonales en diagonales. Entonces el grupo De Stijl se rompe y Mondrian se queda sólo en la defensa de sus propias leyes, aunque, como se ve, en 1930, se permite el lujo de pintar líneas de dos grosores distintos. ¡Qué licencia! ¡Habrase visto! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada