relatos con arte

Lo que sigue es un intento de utilizar la ficción para motivar el aprendizaje de la Historia de Arte. Lo que sigue son pequeños relatos apócrifos, reflexiones, descripciones, cartas o poemas. Textos inventados siempre, pero inspirados en la historia, para mostrar los sentidos de las obras o adaptarlos a nosotros. En ellos se hace hablar al autor, a un personaje, a un crítico, a un mecenas, a un profesor o a un espectador que nos cuentan sus razones, su manera de ver, su sentimiento o su reflexión ante la imagen plástica. Se intenta llevar a los ojos a un nivel correcto de enfoque (que no pretende ser único o excluyente de otros, pero que sí se pretende interesante) y animar a la lectura de lo que se ve, o lo que es lo mismo, educar la mirada y disfrutar del conocimiento, concediendo al contenido, al fondo de las obras, un papel relevante que en nuestras clases, necesariamente formalistas, se suele marginar.

Arte machista



Las feministas abominan de Bernini. En sus obras se repite el esquema del hombre dominador, el que persigue a la mujer y la somete. Por la fuerza de Plutón o por la belleza de Apolo la mujer huye del hombre. A nada bueno le conduce el leve y único contacto a Dafne. Como un virus infame su cuerpo ya esta trocándose en laurel, mientras en su boca nace un sordo grito. Apolo manifiesta su sorpresa, pero a Plutón no le importa el sufrimiento de la dama y al ángel Cupido de Santa Teresa le hacen gracia las convulsiones amorosas de la Santa. ¿Quién defiende a la belleza femenina? ¿No es peligroso mostrar la proximidad entre violencia y amor? ¿Ese intenso erotismo del realista cincelado que consigue que los dedos de Plutón se hundan en el cuerpo de Proserpina no es un signo de posesión masculina? Y ese afán escenográfico de la luz direccionada sobre la mística levitación de Santa Teresa, ¿no convierte el milagro privado en un pornográfico espectáculo al que asisten todos los Cornaro? Tal vez esté confundido o tal vez no. El arte de Bernini expresa el dominio del hombre sobre la mujer. El sentido profundo y salvaje del sexo masculino. Los varones, cuando vemos a Bernini, disfrutamos de un amor que disfruta de tocar y penetrar con violencia. Mientras tanto, los rostros femeninos aparecen transformados por la pasión más sincera o también por la sorpresa y el horror.
http://www.youtube.com/watch?v=1FdVozDscWY&feature=related )
(http://www.youtube.com/watch?v=F1TH8m5RtXQ&feature=related)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada