relatos con arte

Lo que sigue es un intento de utilizar la ficción para motivar el aprendizaje de la Historia de Arte. Lo que sigue son pequeños relatos apócrifos, reflexiones, descripciones, cartas o poemas. Textos inventados siempre, pero inspirados en la historia, para mostrar los sentidos de las obras o adaptarlos a nosotros. En ellos se hace hablar al autor, a un personaje, a un crítico, a un mecenas, a un profesor o a un espectador que nos cuentan sus razones, su manera de ver, su sentimiento o su reflexión ante la imagen plástica. Se intenta llevar a los ojos a un nivel correcto de enfoque (que no pretende ser único o excluyente de otros, pero que sí se pretende interesante) y animar a la lectura de lo que se ve, o lo que es lo mismo, educar la mirada y disfrutar del conocimiento, concediendo al contenido, al fondo de las obras, un papel relevante que en nuestras clases, necesariamente formalistas, se suele marginar.

Manchas

Pollock pintando Autumn Rhythm, 1950. Foto de Hans Namuth
Pollock pintando Autumn Rhythm, 1950. Foto de Hans Namuth

Autumn Rhythm: Number 30, 1950. Oleo sobre lenzo (266.7 x 525.8 cm). The Metropolitan Museum of Art, New York. George A. Hearn Fund, 1957
El automatismo psicológico de los surrealistas en la danza de mis pies sobre el lienzo. Es una pintura abstracta, hecha de impulsos descontrolados. Un conjunto de manchas informes. Esa es la pintura que hago. El resultado de un proceso inconsciente que he preparado antes con toda minuciosidad. Hace falta mucho espacio en el taller, un lienzo de gran formato y pintura de los colores elegidos previamente, guardada en distintos cubos. Después hay que extender el gran lienzo sobre el suelo, coger una brocha grande y el bote con el color. Luego comienza lo más importante, el baile de la brocha y la colonización del gran lienzo por los colores creados. El color es el principio masculino que penetra y se funde con el lienzo femenino, al tiempo que va  naciendo el nuevo ser del ritmo inconsciente de mis manos. Algunas veces elijo los colores con mucho detenimiento, como cuando enfrento el blanco y el negro, el bien y el mal, lo negativo y lo positivo. Sin embargo, en otras ocasiones me dejo llevar por la intuición. Las manchas abstractas de mis cuadros expresan lo que soy yo. Reivindico la sinceridad expresionista de mi baile y lucho contra los que me acusan de engañar. Yo replico que mi arte es todo lo contrario. Es sincero y atrevido. En realidad, los artistas figurativos son los únicos que engañan, y es que sugerir, copiar lo que se ve o lo que se imagina es intentar engañar, porque la pintura es solamente un conjunto de colores y un soporte. Yo, sin embargo, nunca engaño. Ahí tenéis lo que os ofrezco, color en grandes formatos. Sólo color, informes manchas, la danza de los pieles rojas en torno al fuego y la pintura que cae libremente, sin control...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada